Darwin XXI Papel engomado

De todos los materiales que se utilizan habitualmente para los embalajes, el papel de seda es uno de los que aportan más elegancia y le dan un toque especial.

Deja que te contemos más sobre este tipo de papel como la gama cromática, las opciones de personalización, estampados, técnicas de impresión… al fin y al cabo nadie mejor que un fabricante de papel de seda para contarte cuáles son sus características principales.

¿Cómo es el papel de seda?

En realidad todos tenemos en mente su apariencia casi traslúcida y su textura extremadamente suave, incluso el sonido que hace al arrugarlo.

Esto se debe a que es un papel que un gramaje muy bajo; tan solo 17 gramos por metro cuadrado. Esa finura es precisamente el secreto de su suavidad y versatilidad. No es que se utilice seda real en su confección  (aunque originalmente si se emplease este material).

Otra de las características del papel de seda es que puede teñirse con multitud de colores, con lo que no tiene que ser únicamente blanco. Está disponible en muchísimos tonos y matices como: negros, rosas, amarillos, verdes, naranjas, azules… incluso hay papel de seda oro y plata que le dan un toque más sofisticado a cualquier paquete u objeto.

Papel de seda impreso

¿Para qué se usa este tipo de papel?

Su principal función es la de servir como complemento a otros embalajes. Se puede colocar dentro de una caja añadiendo una protección adicional, termina por funcionar como un relleno que amortigua posibles golpes.

También es muy utilizado cuando los productos que se venden llevan un envoltorio adicional, especialmente cuando lo que se quiere transmitir es lujo, exclusividad o, simplemente, un cuidado por el detalle que va más allá de lo estándar. El papel de seda aporta un toque sutil y delicado que mejora la experiencia del usuario y la calidad percibida de manera global.

Aunque estamos hablando en todo momento de su uso profesional en materia de embalaje, pero tampoco podemos olvidar que se utiliza de manera habitual en diferentes tipos de manualidades. Hasta ese punto llega lo “artístico” de este material.

Principales ventajas de el papel de seda

No vamos a insistir más en la calidad que transmite, ya hemos hablado largo y tendido del asunto. Por eso vamos a añadir algunas características adicionales que seguro que te van a interesar.

Es sostenible

Por mucho que sea “de seda”, no deja de estar fabricado con celulosa como la mayoría de los papeles. Esto significa que es totalmente reciclable minimizando así la huella o impacto ambiental que tiene su uso.

Las empresas cada vez tenemos una conciencia ecológica superior y los clientes también. Utilizar un embalaje verde es un valor añadido para ese segmento de la población que crece y crece.

Es personalizable

En el ámbito empresarial es muy importante tener cubiertas nuestras necesidades en materia de imagen de marca, por eso se busca personalizar y singularizar al máximo cada elemento que tiene un impacto en nuestro cliente.

Cada vez es más demandado el papel de seda estampado o impreso con el motivo elegido por cada negocio.

El packaging es, al fin y al cabo, el paso inmediatamente anterior a entrar en contacto con el mismo producto. Poder ofrecer una experiencia personalizada, por ejemplo, con papel de seda impreso con nuestro logo o con un mensaje comercial, mejora notablemente nuestra imagen. De hecho no debemos olvidar el fenómeno unboxing para poner en valor nuestra marca.

Formatos versátiles

Habitualmente se vende por resmas de papel de seda de 500 pliegos, lo que es una cantidad suficiente para satisfacer las necesidades de embalaje básicas de muchos negocios.

Cada uno de los pliegos que se extraen por resma tienen un tamaño de 57 x 75 en el caso de ser papel de seda de un color o, si por el contrario optamos por el impreso, de 62 x 86 (lo que es algo más grande).

En ambos casos se puede cortar a medidas más pequeñas.

Gracias a estos formatos disfrutamos de un recurso que sirve tanto como papel de regalo envolviendo de manera directa cualquier producto de un tamaño razonable, como de protección para embalajes internos o, como ya hemos dicho, a modo de relleno mucho más elegante y sostenible que el clásico papel de burbujas derivado del plástico.

Por todo esto que te comentamos y sumando el hecho de no ser un material caro para tanto como aporta, solo nos queda recomendarte su utilización en tus próximos envíos. Vas a marcar la diferencia de una manera muy evidente con respecto a tus competidores.